Mermelada de moras

Mermelada de moras

El fin de semana pasado estuve por mi pueblo (Huerta de Rey) y para nuestra sorpresa las zarzas de moras estaban repletas de frutos así que aprovechamos y nos trajimos algún que otro kilo para preparar alguna receta con ellas. Lo cierto es que son como las pipas: un vicio y como te pongas a comer… hasta que te las acabas, así que reservamos un kilo para hacer mermelada, y el resto las repartimos en bolsas y para el congelador, que ya habrá ocasión de gastarlas

Yo desde pequeño estoy acostumbrado a coger moras y me parece de lo más normal, si bien, conozco a gente para los que es toda una experiencia :-). Por ello, para los más urbanitas, os dejo algún consejo sobre la ‘recolección’ de moras:

  • En primer lugar aclarar que no es lo mismo las moras de zarza que las moras de árbol (morera). En nuestro caso nos centramos en el fruto de la zarzamora.
  • Las moras pasan por tres colores hasta su maduración. El verde, el rojo y el negro (cuando se recolectan). Por lo general, la mayor cantidad de moras se encuentran en el mes de septiembre, pero en ocasiones (y más con el cambio climático) podemos encontrar grandes cantidades de ellas a finales de agosto (como ha sido nuestro caso).
  • A la hora de coger moras, es mejor cogerlas en días soleados ya que si las cogéis después de llover, tendrán mucha más agua y por lo tanto menos sabor. Deberéis escoger las moras enteras y brillantes, descartando las moras blandas y sin brillo.
  • La moras se conservan bien en la nevera durante unos 3 o 4 días dentro de un tupper. Si las vais a consumir más tarde lo mejor es congelarlas.
  • En cuanto a lavarlas, es mucho mejor hacerlo justo cuando se vayan a consumir, aunque si las vais a congelar, es mejor congelarlas una vez lavadas.
  • Ahhh, y si os mancháis cogiendo moras, recordad el refrán (válido para muchos otros ámbitos de la vida): ‘la mancha de mora con otra mora verde se quita’.

Y después de un pequeñas nociones sobre las moras (seguro que muchos de vosotros ya las conocíais), os dejo con la receta.

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de preparación: 6-8 horas (macerando)
  • Tiempo de cocción: 45 min. + 25 min.
  • Raciones: 1 kg. aprox. de mermelada
  • Dificultad: media

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 1 kg. de moras de zarza
  • ½ kg. de azúcar (ver comentarios de la receta)
  • Zumo de medio limón

Elaboración

  1. En primer lugar quitamos los rabitos de las moras, las lavamos y las escurrimos.
  2. Ponemos las moras ya lavadas en una cazuela junto con el azúcar y el zumo de limón. Las dejamos macerar durante 6-8 horas para que vayan soltando todo su jugo.
  3. Ponemos la cazuela a fuego fuerte y dejamos que hierva.
  4. Una vez haya hervido, bajamos a fuego suave y dejamos que se vaya cociendo poco a poco hasta que vaya espesando la mermelada (45 minutos aproximadamente) removiendo de vez en cuando. Mientras cocemos las moras vamos retirando la espuma que aparece en la superficie con una espumadera.
  5. Una vez transcurrido el tiempo, pasamos la mermelada por la batidora. Particularmente me gusta encontrarme trocitos de fruta por lo que a la hora de triturar, uso una velocidad baja. Hay que tener en cuenta que una vez enfríe la mermelada se quedará más espesa.
    Aquellos que les molesten las semillas de las moras (tienen bastantes) y quieran quitarlas, pueden pasar la mermelada por un colador chino.
  6. En caso de ver que la mermelada no tenga el espesor que buscamos, volveremos a cocer durante 5-10 minutos más. Para saber si la mermelada está hecha podemos recurrir al truco del platito (ver en sección de Consejos/Comentarios un poco más abajo).
  7. A continuación nos disponemos a envasar la mermelada (debe estar caliente) en nuestros tarros previamente esterilizados rellenando estos hasta el borde. Tapamos y dejamos enfriar.
  8. Una vez haya enfriado la mermelada, y si queremos conservarla durante más tiempo realizaremos nuestra 'pasteurización casera' (al baño maría).
  9. Dejamos enfriar los botes tras la pasteurización, los etiquetamos y guardamos hasta su consumo.

Consejos/Comentarios.

  • Esterilización de los botes. En una olla, colocamos los tarros de vidrio con sus respectivas tapas (pero sueltas) y los cubrimos de agua. Ponemos a calentar el agua y cuando hierva, lo dejamos durante 15 minutos. Los sacamos (con cuidado de no quemarnos) y los colocamos boca abajo para que escurran sobre un trapo limpio.
  • Pasteurización casera. Es lo que llamamos, cocer al baño maría. Para ello, colocamos los botes dentro de una olla, los cubrimos completamente de agua (un par de dedos por encima) y ponemos a calentarlos a fuego alto. Cuando el agua comience a hervir, bajamos el fuego y mantenemos un hervor lento y constante durante 25 minutos. Dejamos los botes de mermelada sumergidos hasta que el agua se haya enfriado completamente.
  • Tiempo de conservación y consumo. Cuando hemos embotado al baño maría (pasteurización casera), la mermelada nos puede durar dos o tres años, si bien, es recomendable comerla en los 12 primeros meses desde su elaboración. Una vez abierta guardar en el frigorífico y consumir antes de dos o tres semanas.
  • Fruta vs. azúcar. Respecto a la cantidad de azúcar utilizada en la receta ( ½ kilo), comentaros que la mermelada sale dulzona (también dependerá de lo maduras que estén las moras) por lo que si queréis poner menos azúcar seguro que también os sale rica: unos 350-400 gr. de azúcar por kilo de moras también puede ser una opción algo más 'light'.
    Tened en cuenta, que si vuestra mermelada tiene menos de un 40% de azúcar y queremos que nos dure un tiempo, será necesario pasteurizarla o envasarla al vacío. En caso de tener más porcentaje no es necesario ya que la sacarosa actúa como conservante.
  • El truco del platito. Para ver si la mermelada ya está hecha (en su punto) ponemos una cucharadita de mermelada sobre un plato, la dejamos enfriar del todo y pasamos el dedo por en medio. Si la mermelada se mantiene sin desparramarse ya estará, en caso contrario, la dejaremos cocer un poco más. Si no queréis esperar a que se enfríe podéis utilizar un plato que previamente habréis metido en el congelador y comprobaremos si al echarle unas gotas de mermelada ésta corre  (se mueve) por el plato (todavía no estaría hecha) o si por el contrario se queda 'quieta' (ya tendríamos nuestra mermelada en su punto).

Moras de zarza

Etiquetas: , ,

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!
Share on Facebook
Facebook
14Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Comentarios: 2

  1. Dora 10 septiembre, 2015 at 22:17 Reply

    Que sepas que te sigo de cerca, Charli!!!!!!!
    Mañana queremos “huir” de Barcelona, que estas últimas Diadas son muy cansinas y las manifestaciones son justo en nuestra calle
    así que me has dado una idea y nos iremos al Montseny a por moras!! Ya te contaré …
    Gracias por estas recetas tan cargadas de cariño.
    DORA

    • NaChef 11 septiembre, 2015 at 09:39 Reply

      Muchísimas gracias Dora!!!

      Pues creo que es un gran plan!! Todo lo que sea contacto con la naturaleza siempre es bueno, y si además luego puedes seguir con el entrenimiento en la cocina, mejor que mejor!!. Ahh, y que sepas que me acabas de dar una idea para noviembre… habrá que colgar una receta de níscalos o robellones, no?

      Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.