Pastas de calabaza

Pastas de calabaza

Aquí vamos con otra receta dulce, pero es que tenía que acabar con el puré dulce de calabaza que había hecho para las magdalenas de calabaza y pepitas de chocolate del otro día, y no se me ha ocurrido mejor cosa que unas pastas/galletas para acabar con él

Yo más bien diría que son pasatas por su textura, y son ideales para tomar con el café o como merienda, pero vamos, que en cuanto las tengáis en la caja seguro que encontráis un buen momento para levantar la tapa y llevaros una a la boca

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de preparación: 15 min.
  • Tiempo de cocción: 20 min.
  • Raciones: 30-36 pastas
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 350 gr de harina
  • 185 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125 gr de azúcar
  • 100 gr de puré de calabaza asada
  • Una pizca de sal
  • 1 c/p de esencia de vainilla
  • 1 c/c canela molida
  • ½ c/c nuez moscada
  • ½ c/c jengibre en polvo

Elaboración

Antes de empezar con los pasos de la receta, comentar que si no tienes el puré de calabaza asada (o en microondas), puedes ver cómo hacerlo en la receta de magdalenas de calabaza y pepitas de chocolate.

  1. En un bol mezclamos bien la mantequilla y el azúcar hasta conseguir una pasta suave y homogénea.
  2. Añadimos el puré de calabaza (bien escurrido), la vainilla y las especias (sal, canela, nuez moscada y jengibre) y mezclamos hasta que los ingredientes queden bien integrados.
  3. Por último, incorporamos la harina tamizada y amasamos hasta obtener una masa blanda, un poquito grasa, pero fácil de manejar.
  4. Estiramos bien las masa sobre un papel de horno con la ayuda de una rodillo dejándole un grosor de unos 5 o 6 mm.
  5. A continuación, y con ayuda de distintos cortapastas damos forma a nuestras pastas,
  6. La masa que nos va sobrando al recortar la pasta, la juntamos, la estiramos de nuevo y volvemos a sacar más pastas. Procederemos así hasta acabar con la masa.
  7. Colocamos las pastas(ya con la forma dada) sobre la bandeja de horno forrada con un papel de hornear y la metemos en la nevera al menos durante una hora para que se endurezcan y para que a la hora de hornear no se nos deformen mucho.
  8. Precalentamos el horno a 180º.
  9. Una vez las pastas han endurecido un poco en la nevera, las sacamos y las horneamos durante 18-23 minutos. El tiempo dependerá un poco del horno así como del grosor de las pastas.
  10. Sacamos la bandeja del horno y dejamos reposar las pastas sobre ella durante 5 minutos. Luego las podremos pasar a una rejilla para que terminen de enfriarse antes de guardarlas en un recipiente hermético.

Comentarios.

  • Al sacar las pastas del horno veremos que están blanquitas, es decir, que no han cogido mucho color. No os asustéis, eso no quiere decir que estén crudas. También notaréis que están como esponjosas. Luego cuando se enfríen terminarán de endurecerse.
  • Antes de hornearlas, podéis echarles un poquito de azúcar o canela molida por encima.
  • Como os comentaba en el paso final de la receta, para conservar estas pastas durante más tiempo debéis guardarlas en un recipiente hermético alejadas de aire y de la humedad.

Etiquetas: , , ,

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!
Share on Facebook18Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *