Yuca cocida y/o frita

Yuca cocida y/o frita

La yuca o también conocida como mandioca (entre otros muchos nombres) es un tubérculo obtenido de los arbustos del mismo nombre originario del centro de América del Sur (condiciones tropicales) y que fue también introducida en regiones de África con las mismas condiciones climatológicas.

La yuca presenta una carne o pulpa de color blanco (algo más amarillenta en algunas de sus variedades) y está recubierta por una corteza de color pardo oscuro muy leñosa e incomestible. Es muy rica en hidratos de carbono y azúcares y se oxida rápidamente una vez le quitamos la corteza. Es por ello que deberemos pelarla cuando la vayamos a cocinar.

Una vez dados unos pequeños datos sobre este tubérculo, comentaros que yo no la había probado hasta hace poco en un restaurante venezolano… y me encantó. El porqué de no comprarla en el supermercado (ahora es fácil encontrarlas) estaba basado en dos puntos que nunca llegué a tener claros y que me echaban siempre un poquito para atrás. Pero después de probarla, me informé bien (pregunté a mi compañero Chema y buceé por Internet) para poder hacerla en casa ya que como guarnición está bastante rica. Aquí os dejo unas aclaraciones sobre los puntos que no tenía muy claros.

  • Saber comprar la yuca. Había escuchado que al comprar una yuca, había que saber elegirla bien, que si no sabías, era tirar el dinero. ¿Tan difícil es? No, finalmente no es muy difícil, pero sí has de tener en cuenta una serie de aspectos. El tamaño no es importante, pero sí es necesario que la pieza esté dura, sin golpes y firme al tacto (sin partes blandas ni viscosas). Además del tacto, es necesario fijarse en el olor y en el color rechazando los ejemplares con olores fuertes y aquellos que tengan un color anómalo ya que nos puede indicar que se trata de una yuca vieja.
  • ¿’Tóxica’?. Sí (cruda), pero NO (cocinada). La yuca contiene unas sustancias llamadas glucósidos cianogénicos, que cuando se descomponen dan lugar a compuestos tóxicos. Estos glucósidos son degradados por una enzima propia de la planta (lanamarasa) dando lugar a ácido cianhídrico el cual se termina descomponiendo en acetona y cianuro. Por estas razones, es necesario eliminarlo antes de consumirse mediante la exposición prolongada a calor. Esto se puede hacer hirviendo, friendo o cocinando al vapor. Los más importante: LA YUCA NUNCA DEBE CONSUMIRSE CRUDA.

Espero que estas explicaciones no os echen para atrás a la hora de consumir este producto, sino todo lo contrario. Como os comentaba yo nunca la había probado y le verdad es que me gusta bastante. Cocida y con un poco de aceite o mantequilla (como las patatas) es una guarnición perfecta.

En esta ocasión yo la he hecho cocida por aquello de meter menos grasas, pero en la parte de trucos y consejos, podéis ver algún comentario para hacerla frita.

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de preparación: 5 min.
  • Tiempo de cocción: 15 min.
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 1 kg de yuca (dos piezas)
  • Sal
  • Mantequilla (opcional)

Elaboración

  1. Cortamos y desechamos los extremos de la yuca ya que son muy duros y fibrosos. A continuación cortamos en rodajas gruesas de unos 8 cm. de largo.
  2. Pelamos los trozos de yuca. Para ello hacemos un corte alargado en la cáscara de forma que atraviese la corteza. Una vez hecho el corte, y con la ayuda de un cuchillo vamos despegando la cáscara para sacar la pulpa de una sola pieza.
    La pulpa de la yuca debe ser blanca, de modo que si al pelarla vemos que hay partes marrones, desecharemos las partes afectadas antes de cocinarla.
  3. Enjuagamos la pulpa de la yuca y las echamos en la olla (yo he utilizado la olla express rápida) o cazuela donde las vayamos a cocer cubriéndolas de abundante agua con sal.
  4. Cocemos la yuca con el método que más nos convenga:
    - En el caso de decantarnos por hacerlo en una olla express rápida, cerraremos con la tapa, pondremos a fuego fuerte y cuando comience a salir el vapor, bajaremos a fuego medio y dejaremos cociendo durante 8 minutos.
    - Si la opción elegida es hacerlo en una olla/cazuela normal ponemos a fuego medio/alto y dejamos que cueza hasta que la yuca quede blanda (unos 20-25 minutos, aunque dependerá de la yuca). La yuca se abrirá. Si no lo hace podemos echarle un vaso de agua fría para 'asustarla'. Pasados unos minutos desde que vuelva a hervir, la yuca ya estará cocida.
  5. Escurrimos el agua de la cocción y servimos inmediatamente antes de que se quede fría.
  6. A la hora de servir podemos echarle un poquito de mantequilla por encima que con el calor que todavía presenta la yuca, se derretirá.

Trucos y consejos.

  • La yuca es un poco insulsa, es por ello que en mi caso la acompaño de un poco de mantequilla (como las patatas asadas argentinas), pero podéis acompañarlas de alguna salsita o mojo. De cualquier modo, a mí personalmente me es suficiente para acompañar con la carne
  • Para aquellos que queráis comer la YUCA FRITA, tenéis que tener en cuenta que es necesario que se fría bien y que que no se quede cruda por dentro. No será así si hacéis chips (cortando la yuca muy fina), pero sí puede darse si los trozos son grandes. En este caso, lo mejor es cocer la yuca, secarla con un poco de papel de cocina, dejarla enfriar y a continuación freírla en abundante aceite caliente hasta que se quede doradita. Un par de consejos:
    - Antes de freir la yuca en conveniente que esté fría ya que de este modo nos aseguramos que no coja mucha grasa al freirla y nos quede blanda.
    - Es conveniente freírla por tandas para no bajar mucho la temperatura del aceite. Dejaremos los trozos de yuca fritos sobre un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  • También se puede hacer puré de yuca. Una vez cocida podemos hacerla puré como si fuese de patata con una buena porción de mantequilla. Igualmente nos sirve de acompañamiento para nuestros platos.
  • Cuando cocemos la yuca y se nos abre, podremos ver que en la parte central hay un hilo duro no comestible. Esta parte la desecharemos antes de freírla o hacer puré. También podemos quitarlo antes de servirlo como yuca cocida sin más.
  • Si compramos la yuca en el súper y no la vamos a consumir inmediatamente, la guardaremos en el frigorífico ya que tanto un elevado grado de humedad como una temperatura moderada provocan rápidamente alteraciones en su estructura y composición. De hecho, si queremos guardarla por tiempos superiores, podemos congelarla una vez pelada, lavada y troceada.

Etiquetas: ,

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!
Share on Facebook
Facebook
7Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Comentarios: 4

  1. José M 5 marzo, 2016 at 09:30 Reply

    Si señor!! Muy bien informado!! Jejeje. Y muy buena pinta que tiene, con estas recetas hasta me animo a cocinar yo!. En guisos está riquisima

    • NaChef 5 marzo, 2016 at 11:49 Reply

      Claro que sí!!. Siempre hay que consultar a fuentes fiables En cuanto a los guisos, también te doy toda la razón, porque eché un poco en las alubias pintas y acompañó perfectamente!!

  2. Day 12 marzo, 2016 at 10:39 Reply

    Tantos años comiendo yuca y de lo q me vengo a enterar ahora contigo NaChef! ?
    Te animo a probarla con mojo “cubano” (aceite, bien de ajos, limón y cominos)… para chuparse los deditos ?

    • NaChef 12 marzo, 2016 at 10:57 Reply

      Muchas gracias Day!! Sí, es lo que comentaba en el primer punto de ‘trucos y consejos’… poderla acompañar con alguna ‘salsita o mojo’. Pero ahora que nos lo comentas por aquí, ya tenemos hasta la receta. No te quepa la menor duda que la próxima vez que prepare yuca, tendré el mojo ‘cubano’ para acompañar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.