Bambas de nata o Catalinas

Bambas de nata o Catalinas

A estas bambas de nata también se les conoce con el nombre de Cristinas, pero me vais a dejar que hoy un 22 de diciembre de 2020, las rebautice como ‘Catalinas‘. Porque los 22 de diciembre siempre han sido especiales, no sólo porque es el día de la lotería (también día de la salud) o el día que comienzan las vacaciones de Navidad, sino porque es el día (y siempre será) que cumplía años La Cata (sí, sí, mi abuela). Y este año hubiese cumplido 100. Un centenar de ellos ¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES ABUELA!

Siempre pensamos que podía llegar a los 100, pero desgraciadamente tal día como mañana, hará 6 años que nos dejó. Y pensando en esta fecha me preguntaba, y qué le podría haber hecho a mi abuela? Qué dulce le hubieses gustado más? Y aunque me costó porque le encantaban todos los dulces, pronto supe que había dado con él. Iban a ser unas bambas de nata o Catalinas. Porque recuerdo que siempre que bajábamos a Aranda, quería pasar por La Tudanca para coger estos pasteles que tanto le gustaban.

Como la mayoría de pasteles que tienen tanto éxito, podéis encontrar muchas versiones en el relleno (nata, crema pastelera o hasta las más ‘atrevidas’ de trufa o chocolate) así como en los acabados finales donde podéis encontrar las típicas con azúcar glas, con laminado de almendra o incluso con cobertura de chocolate. Yo hoy he tirado no sólo por lo tradicional (nata con azúcar glas espolvoreado), sino por las que siempre comía con mi abuela Cata. Porque 100 años, merecen un pastel como éste!

Ah, y ya que estamos con la abuela, os recomiendo una de sus recetas que más me gustaba (junto con su tortilla de patata): el conejo estofado de la abuela Cata.

Ingredientes

Info General
  • Raciones: 12 unidades
  • Dificultad: media

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 500 g de harina de fuerza
  • 40 g de fécula de patata (ver notas)
  • 12 g de sal
  • 60 g de azúcar
  • 200 g de huevo batido
  • 160 g de leche entera
  • 25 de levadura fresca
  • 120 g de mantequilla en pomada
  • Azúcar glas para espolvorear (opcional)
    Para el relleno: nata
  • 1000 g de nata con MG>35%
  • 160 g de azúcar glas
  • 2 c/s de queso de untar (opcional)
  • 1 c/p de esencia de vainilla (opcional)

Elaboración

Preparación de los bollos

  1. Tamizamos la harina, la fécula de patata y juntamos con el azúcar en un cuenco.
  2. Templamos un poco la leche (unos segundos en el microondas es suficiente) y le añadimos la levadura desmigada. Mezclamos con los huevos batidos.
  3. Incorporamos los ingredientes líquidos (leche+levadura y huevos) al cuenco de los sólidos (harina, fécula de patata y azúcar) y trabajamos la masa a mano o con la ayuda de un robot hasta que los ingredientes se hayan mezclado. En el caso que he usado la Thermomix, he amasado con velocidad espiga durante 4 minutos.
  4. Cuando los ingredientes estén bien mezclados añadimos la sal y amasamos otro poco más (2 minutos más con Thermomix).
  5. Ahora es el momento de añadir la mantequilla en pomada. Para ello, continuamos amasando y la vamos incorporando poco a poco. La mejor forma es tenerla preparada en dados e ir echando poco a poco.
  6. Una vez añadida toda la mantequilla, seguiremos amasando durante unos 10 minutos (en Thermomix también) hasta tener una masa lisa y homogénea.
  7. Formamos una bola y la colocamos sobre un cuenco cubriendo con un trapo limpio o film transparente. Dejamos reposar hasta que doble el volumen.
  8. Una vez doblado, amasamos ligeramente con las manos para desgasificar la masa, y repartimos en porciones de unos 85 g  (la masa nos pesa poco más de 1kg). Con ello tendremos las 12 unidades mencionadas.
  9. Con cada porción hacemos una bola (un poco chata) y las colocamos, separadas entre sí (crecerán en tamaño), sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear o bien sobre una lámina de silicona. Pintamos ligeramente con un poco de huevo batido y dejamos en un lugar seco y sin corrientes (un buen lugar es el horno sin calor) que vuelvan a duplicar su tamaño.
    En mi caso las he puesto en dos bandejas distintas para hornearlas en dos tandas.
  10. Una vez hayan doblado su tamaño, precalentamos el horno a 180º (previamente habremos sacado nuestros bollos si los habíamos metido ahí) y una vez listo, metemos una bandeja y horneamos durante unos 15 minutos hasta que la superficie esté dorada. Si vemos que se dora muy pronto, podemos poner un papel de aluminio por encima para evitar que se nos quemen.
  11. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla mientras vamos horneando la segunda tanda.
  12. Una vez finalizamos el horneado, dejamos que se enfríen y nos ponemos a preparar el relleno. En nuestro caso la nata.

Preparación del relleno: nata montada

  1. La nata montada es fácil de hacer, mucho más si te ayudas de un robot. En mi caso de la Thermomix. Voy a poner los pasos de este robot, pero cada uno podéis preparar la nata como estéis acostumbrados o incluso rellenarlas de cualquier otra cosa como comentaba en la introducción.
  2. Si decidimos montar el kilo de nata, lo haremos sin mariposa, pero si como en mi caso decidimos rellenar sólo las mitad de ellas, podemos hacerlo con la mitad de ingredientes (500 g de nata) y usar la mariposa.
  3. Echamos la nata, el azúcar, el queso crema (que le va a dar más consistencia a la nata) y la vainilla y programamos velocidad 3 y medio. No pondremos tiempo sino que estaremos atentos a cómo se monta. Veremos que el sonido cambia y que se forman rayas en la nata. Listo.
  4. Metemos la nata en una manga pastelera y reservamos en la nevera hasta que la vayamos a usar.

Montaje de las bambas de nata o 'Catalinas'

  1. Abrimos los bollos por la mitad (mejor si usamos un cuchillo de pan) y rellenamos con la nata que tenemos en nuestra manga pastelera.
  2. Ponemos la tapa y espolvoreamos un poco con azúcar glas.
  3. Listas para degustar!!

Para tener en cuenta

  • Para aquellos que no tengáis fécula de patata, podéis utilizar mismamente copos de patata deshidratada, de los de hacer los purés de sobre. Aquí sólo tened en cuenta que será muy difícil tamizar así que podemos incorporarlos tal cual.
  • Recordad que con los huevos estamos hablando de peso, no de número de huevos en concreto. Lo más seguro es que no os cuadre con un número exacto de huevos, pero no os preocupéis, porque lo podéis usar para pincelar. No lo vayáis a tirar!!
  • A mi me encanta la nata recién hecha por lo que si no me voy a comer todas las 'Catalinas', prefiero hacer sólo la cantidad de nata que voy a utilizar. Una nata recién montada no tiene precio!
  • Quizás una docena de 'Catalinas' pueda parece mucho. Podéis hacer la mitad dividiendo también la cantidad de ingredientes. De hecho, si no queréis, no es necesario que rellenéis todas, las podéis dejar para otro día (y rellenarlas en el momento) o bien usarla como bollo para rellenar con salado (jamón y queso por ejemplo). También podéis congelar los bollos (mejor antes de cortarlos) y dejarlos para otro día.

Aquí os dejo unas fotos de cómo quedan los bollos y el corte una vez rellenos A que están apetecibles?

Bambas de nata o Catalinas (bollos y corte)

Etiquetas: , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *