Bizcocho húmedo de fresas en panificadora

Bizcocho húmedo de fresas en panificadora

Hace unos días empezaba a subir la primera receta usando la panificadora. Era para un pan mediterráneo. Pues hoy cambiamos un poco de tercio y nos vamos a lo dulce. Hoy os traigo un bizcocho húmedo de fresas. Sí, húmedo porque no es el típico bizcocho esponjoso que podemos comer tal cual o mojar en la leche, sino un bizcocho más compacto aunque tierno. Esta textura es la que le da la fruta y el agua/jugo de ésta. La fruta elegida para el bizcocho de hoy es la fresa. Como os comento más de una vez hay que aprovechar la fruta de temporada!!

Como os comento, los pasos a seguir van a ser para hacerlo en una panificadora, pero si queréis hacerlo como toda la vida (usando el horno), no os preocupéis, al final de la receta os dejo también cómo sería el proceso. No cambia prácticamente nada, básicamente la forma de hornear, pero desde que tengo la panificadora los bizcochos, a no ser que vayan a ser para una elaboración específica, los hago aquí. Sí, sí, siempre son en formato ‘pan de molde’ y con los laterales un poco más tostados de lo habitual (no mucho), pero es que ahorro tiempo, ensucio menos, y están también buenísimos!!

Si después de ésto os ha picado el gusanillo de la panificadora, en ésta entrada tenéis una serie de preguntas/respuestas que os puede ayudar a inclinar la balanza hacia un lado u el otro

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de preparación: 15 min
  • Tiempo de cocción: 75 min
  • Raciones: 8
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 1 yogur de fresa/frutos rojos
  • 3 huevos batidos
  • 1 medida (de yogur) de aceite
  • 2 medidas (de yogur) de azúcar
  • 2 medidas (de yogur) de copos de avena
  • 3 medidas (de yogur) de harina
  • 1 sobre de levadura química (tipo Royal)
  • 1 pizca de sal
  • 350 gr fresas limpias (200 + 150)

Elaboración

  1. Cogemos 200 gr de fresas ya limpias (lavadas y sin rabito) y las trituramos ligeramente con la ayuda de una batidora de mano. No buscamos licuar toda la fresa sino dejarlo un poco más denso. Reservamos.
  2. El resto de las fresas (150 gr) las troceamos en cachos no muy grandes, pero tampoco muy pequeños ya que 'encogerán' durante el horneado. Reservamos.
  3. Como en todos las recetas de la panificadora, incorporamos primero los líquidos y luego los sólidos. De este modo añadimos a la cubeta en primer lugar el yogur, los 200 gr de fresas trituradas y el aceite. A continuación añadimos el azúcar, la avena, la harina, la sal y la levadura química.
  4. Seleccionamos el programa de amasado (número 7 en la panificadora de Lidl) y dejamos amasar durante los 15 minutos.
  5. Cuando finalice el amasado, quitaremos las palas y añadimos las fresas troceadas (ver consejos y trucos).
  6. Seleccionamos programa de horneado (número 12 en la panificadora de Lidl) y horneamos durante los 60 minutos que dura el programa.
  7. Una vez finalizado el horneado, sacamos la cubeta de la panificadora, la colocamos sobre una rejilla y dejamos que enfríe lo suficiente para evitar que al desmoldarlo (al ser un bizcocho más húmedo) se nos rompa.

Consejos y trucos

  • Cuando incorporamos las fresas troceadas, podemos echarlas por encima y mover ligeramente para que se repartan por todo el bizcocho. Es conveniente no moverlo mucho porque la fruta tenderá a bajarse hacia abajo y quedarse en la base del bizcocho. Si queremos evitar un poco esta 'bajada al fondo' podemos enharinar ligeramente las fresas para que la harina roce con la masa y dificulte un poco su 'hundimiento'.
  • Horneado SIN PANIFICADORA: Para aquellos que no tenéis panificadora, podéis hornearlo en el horno. En este caso, engrasamos un molde (preferiblemente desmoldable) con un poco de mantequilla, vertemos la masa, añadimos los trozos de fresa y metemos en el horno (previamente precalentado) a 180º durante unos 30 minutos. Comprobaremos si está hecho metiendo un palillo y viendo que éste sale limpio.
  • Aunque dada la humedad que tiene este bizcocho aguanta bien unos días, podéis congelarlo para sacar un trocito cuando deseéis. Lo más fácil, dado la forma del bizcocho, es hacer rebanadas, las cuales envolveremos de dos dos en dos en una servilleta de papel, y luego en papel de aluminio para aislarlo del ambiente húmedo del congelador. Cuando lo queramos consumir, sacaremos una rebanada y le daremos un poco de calor con la tostadora. Está para chuparse los dedos

Etiquetas: , , , ,

Te ha gustado esta receta? Compártela...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.