Helado de limón y hierbabuena

Helado de limón y hierbabuena

Comenzamos la temporada de helados! Aunque cualquier época del año es buena para tomarse un helado, con las temperaturas de estos días apetece un poco más si cabe. Algunos lo mismo ya estáis pensando: pues pronto empezamos con los helados, si todavía estamos en operación bikini :-). No es preocupéis, porque este helado de limón y hierbabuena es ligero e ideal para refrescarse sin meterse muchísimas calorías al cuerpo

Ya son unos cuantos los helados que tengo en el recetario, y algunos otros que todavía que no he subido. La verdad es que son una delicia. Nada que ver con los que podemos encontrar en las típicas ‘heladerías’ a pie de calle que suelen tener entre sus opciones ese helado pitufo con color azul estridente. Que lo mismo está muy bueno, pero a mí por lo menos no me llama la atención. Soy más de un buen helado de turrón, uno de pistacho o del de chocololate incluso en su versión vegana. Estos son sólo algunos de los ejemplos, pero podéis ver encontrar todos los helados del recetario en este enlace.

Es muy probable, que si algún experto heladero viese algunas de estas recetas, diría que son helados que no terminan de estar equilibrados, y que quizás tengan más grasa de la necesaria en un helado. Pues lo mismo es cierto, como pasa en cualquier otra receta de cocina ya sea dulce o salada donde no terminan de estar equilibrados los ingredientes. Yo me he propuesto probar a hacerlos más equilibrados. De hecho ya tengo mi primera versión de calculadora para compensar cantidades. Algo sencillo, pero que espero que pueda dar buen resultado. Todo esto, sacado de una de las biblias de las técnicas de heladería: Los secretos del helado, el helado sin secretos de Angel Corvitto.

Y hasta que lleguen los ‘helados compensado’, no os apetece un helado de limón y hierbabuena?

Ingredientes

Info General
  • Raciones: 1 litro
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • c/n: Cantidad necesaria
  • Piel de dos limones
  • 35 g de hierbabuena
  • 500 ml de leche evaporada
  • 180 g de azúcar glass
  • 4 c/s de azúcar invertido
  • 200 ml de zumo de limón

Elaboración

Como veremos a continuación, y como en todos las recetas de helado que os paso, os pondré dos formas de 'mantecar' el helado: con y sin heladera. Pero esta vez, también os pondré pasos con Thermomix que os facilitarán un poco si no tenéis azúcar glass en casa o queréis 'montar' la leche evaporada de forma más sencilla

Elaboración tradicional (sin Thermomix)

  1. En primer lugar lavamos bien las hojas de hierbabuena y las secamos a conciencia con papel de cocina. La picamos muy bien con un cuchillo bien afilado y reservamos.
  2. A continuación lavamos, secamos muy bien y rallamos muy bien los limones intentando no coger nada de parte blanca (la que amarga).
  3. En un bol colocamos el azúcar glas, el azúcar invertido, la hierbabuena picada, la ralladura de limón y el zumo de limón. Removemos bien hasta que quede una masa homogénea. Reservamos.
  4. En otro bol, montamos la leche evaporada hasta que doble su volumen.
  5. Vamos incorporando poco a poco la mezcla que teníamos reservada a la leche montada.
  6. Colocamos la mezcla en un recipiente hermético y dejamos en la nevera al menos durante 4 horas (mejor toda la noche).
  7. Ya tenemos nuestra crema lista para mantecar por lo que en función de si vamos a utilizar heladera o no, aplicaremos los siguientes pasos:
    Con heladera.
    ‣ Vertemos la crema en la cubeta de helado (que habremos dejado en el congelador al menos 24 horas si no es de las de compresor), y seguimos las indicaciones del fabricante hasta que el helado quede bien mantecado.
    ‣ Pasamos a un recipiente apto para congelar y lo metemos en el congelador para que el helado acabe de coger la textura.
    Sin heladera.
    ‣ Vertemos la crema en un recipiente (mucho mejor si es de metal) con tapa hermética apto para introducirlo en el congelador y lo dejamos durante 45-60 minutos.
    ‣ Sacamos el recipiente y lo batimos para que coja aire y para romper los cristales que se van formando y que nos evitarían que se congele de forma homogénea.
    ‣ Repetiremos la operación anterior (dejar congelar y batir) durante 2,5-3 horas más, si bien es conveniente remover cada menos tiempo. Durante la primera hora, es recomendable hacerlo cada 10-15 minutos, las siguientes lo podemos hacer cada 30 minutos. Con ello conseguiremos que los cristales de hielo sean pequeños y nos quede un helado cremoso.
  8. Nuestro helado ya está listo! Cuando lo vayamos a comer, es conveniente sacarlo del congelador unos 10-15 minutos antes, para que coja una textura más cremosa. Esto nos permitirá hacer las bolas con mayor facilidad ya que de lo contrario estará muy duro.

Elaboración con Thermomix

  1. En primer lugar lavamos bien las hojas de hierbabuena y las secamos a conciencia con papel de cocina. Reservamos.
  2. A continuación lavamos, secamos muy bien y pelamos los limones intentando no coger nada de parte blanca (la que amarga).
  3. Ponemos el azúcar en el vaso de la Thermomix y pulverizamos (velocidad progresiva 5-10) durante 30 segundos. Añadimos la piel de limón y la hierbabuena y pulverizamos de nuevo durante otros 30 segundos. Comprobamos que todo está bien picado, y de no ser así, le podemos dar otros pocos segundos más. Reservamos.
  4. Exprimimos el limón para obtener los 200 ml de zumo y lo mezclamos con el azúcar invertido. Reservamos.
  5. Limpiamos el vaso, y colocamos la mariposa y echamos la leche evaporada. Programamos a velocidad 3 durante 5 minutos para que se monte la leche.
  6. Ponemos la Thermomix a velocidad 2 (sin tiempo) y vamos agregando poco a poco y a través del bocal el azúcar con la piel de limón y la hierbabuena así como el zumo de limón con el azúcar invertido.
  7. Colocamos la mezcla en un recipiente hermético y dejamos en la nevera al menos durante 4 horas (mejor toda la noche).
  8. Ya tenemos nuestra crema lista para mantecar por lo que en función de si vamos a utilizar heladera o no, aplicaremos los siguientes pasos:
    Con heladera.
    ‣ Vertemos la crema en la cubeta de helado (que habremos dejado en el congelador al menos 24 horas si no es de las de compresor), y seguimos las indicaciones del fabricante hasta que el helado quede bien mantecado.
    ‣ Pasamos a un recipiente apto para congelar y lo metemos en el congelador para que el helado acabe de coger la textura.
    Sin heladera.
    ‣ Vertemos la crema en un recipiente (mucho mejor si es de metal) con tapa hermética apto para introducirlo en el congelador y lo dejamos durante 45-60 minutos.
    ‣ Sacamos el recipiente y lo batimos para que coja aire y para romper los cristales que se van formando y que nos evitarían que se congele de forma homogénea.
    ‣ Repetiremos la operación anterior (dejar congelar y batir) durante 2,5-3 horas más, si bien es conveniente remover cada menos tiempo. Durante la primera hora, es recomendable hacerlo cada 10-15 minutos, las siguientes lo podemos hacer cada 30 minutos. Con ello conseguiremos que los cristales de hielo sean pequeños y nos quede un helado cremoso.
  9. Nuestro helado ya está listo! Cuando lo vayamos a comer, es conveniente sacarlo del congelador unos 10-15 minutos antes, para que coja una textura más cremosa. Esto nos permitirá hacer las bolas con mayor facilidad ya que de lo contrario estará muy duro.

Para tener en cuenta

  • Dado que montamos un poco la leche evaporada se nos queda con más aire pareciendo que no nos va a caber bien en la cubeta de la heladera. Luego según se va mantecando, va ir bajando un poco por lo que podremos hacerlo todo en una misma tanda sin problemas
  • Cuando vayáis a probar el helado veréis que quedan 'trocitos' de piel de limón. A mí me gusta pero entiendo que haya gente que prefiera no encontrarse con tropezones. En ese caso, será necesario que pulvericéis bien la piel de limón, y para ello es necesario que esté bien seca.
  • Hablando de humedad, y aunque la hierbabuena la intentamos secar lo mejor posible, al juntarlo con la piel de limón y el azúcar, se no va a formar una especie de pasta. No os preocupéis porque no es un problema para la elaboración del helado
  • Como podéis ver en la foto, el helado tiene una tonalidad ligeramente verdosa debido a la cantidad de hierbabuena que echamos. No es ningún problema, es algo totalmente natural que además nos aporta frescor. En cualquier caso podéis echar menos si preferís que la hierbabuena no esté tan presente en el helado.

 

¿Cómo valorarías esta receta?
  5/5 (1 votos)

Si te ha gustado... no dudes en compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información sobre privacidad

  • Responsable: José Ignacio Blázquez / El Recetario de NaChef
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar spam
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Tus derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido