Helado vegano de coco

Helado vegano de coco

Antes de que se acabe el verano (aunque personalmente los helados me gustan en cualquier época del año) quería subir algún helado nuevo. Es un helado vegano de coco. Que no os eche para atrás el término vegano, porque además, si no queréis que sea vegano, os daré el pequeño cambio para adaptarlo. Eso sí, os recuerdo que el helado vegano de chocolate fue todo un éxito así que probablemente este no se quede atrás.

La verdad es que no iba buscando hacer un helado vegano, pero al final, cuando miras los ingredientes te das cuenta que prácticamente tienes un helado vegano. Basta ‘adaptar’ algún ingrediente y ya está. En este caso ha sido la crema de leche por crema de soja (aprovechando que quería dar salida a un brick que tenía en la despensa), y ya para los más estrictos, el azúcar por sirope de ágave. Así, como quien no quiere la cosa, tenemos un helado vegano. La etiqueta es casi más ‘marketing’ que otra cosa. Muchas veces podemos estar comiendo algo vegano (por los ingredientes del producto) sin que tenga puesta dicha etiqueta.

El caso es que este helado vegano de coco está muy, pero que muy rico. Es todo una delicia para los amantes del coco (veganos o no). Como os decía, no os dejéis ‘influenciar’ por la etiqueta, que por cierto no tiene nada de malo. Básicamente estamos comiendo un helado de coco… que es apto para veganos.

Antes de pasar a la receta, comentaros que podéis usar o bien leche de coco o, preferiblemente, crema de coco ya que ésta tiene más materia grasa, componente necesario para el helado. Si no lo encontráis en vuestro super, os dejo dos enlaces de Amazon (ambos de la marca Goya) por si os interesa: leche de coco vs. crema de coco.

Ingredientes

Info General
  • Raciones: 1 litro de helado
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 1 lata (400 ml) de crema de coco
  • 200 ml de crema de soja
  • 15 g de maicena
  • 15 g de aceite de coco
  • 80 g de sirope de ágave
  • 100 g de coco rallado

Elaboración

  1. En un cazo a fuego medio echamos la crema de soja y disolvemos la maicena.
  2. A continuación añadimos el resto de ingredientes (crema de coco, aceite de coco, sirope de ágave y coco rallado) y lo pasamos por la batidora. Se nos quedarán como 'granitos' del coco rallado, pero esto es parte de la textura de este helado
  3. Metemos la mezcla en la nevera y lo dejamos al menos 4-6 horas. Mucho mejor si lo dejamos toda la noche para que 'madure'.
  4. Ya tenemos nuestra crema lista para mantecar por lo que en función de si vamos a utilizar heladera o no, aplicaremos los siguientes pasos:
    Con heladera.
    ‣ Vertemos la crema en la cubeta de helado (que habremos dejado en el congelador al menos 24 horas si no es de las de compresor), y seguimos las indicaciones del fabricante hasta que el helado quede bien mantecado.
    ‣ Pasamos a un recipiente apto para congelar y lo metemos en el congelador para que el helado acabe de coger la textura.
    Sin heladera.
    ‣ Vertemos la crema en un recipiente (mucho mejor si es de metal) con tapa hermética apto para introducirlo en el congelador y lo dejamos durante 45-60 minutos.
    ‣ Sacamos el recipiente y lo batimos para que coja aire y para romper los cristales que se van formando y que nos evitarían que se congele de forma homogénea.
    ‣ Repetiremos la operación anterior (dejar congelar y batir) durante 2,5-3 horas más, si bien es conveniente remover cada menos tiempo. Durante la primera hora, es recomendable hacerlo cada 10-15 minutos, las siguientes lo podemos hacer cada 30 minutos. Con ello conseguiremos que los cristales de hielo sean pequeños y nos quede un helado cremoso.
  5. Nuestro helado ya está listo!. Cuando lo vayamos a comer, es conveniente sacarlo del congelador unos 10-15 minutos antes, para que coja una textura más cremosa. Esto nos permitirá hacer las bolas con mayor facilidad ya que de lo contrario estará muy duro.

Para tener en cuenta

  • Hay gente que le gusta que este tipo de helados tenga un color 'puro', y cuando digo puro, no quiero decir real. Cierto es que el coco es blanco, pero el resultado de este helado no es un blanco brillante como muchos esperan ver. Yo prefiero colores reales, es decir, el natural, el que no lleva ningún tipo de colorante artificial, pero ya sabemos que para gusto, los colores. En el caso de queráis darle ese toque de blanco brillante, podéis utilizar este colorante alimenticio blanco ártico. En ese mismo enlace tenéis otros muchos colores
  • Como os comentaba al principio, si preferís usar nata en lugar de crema de soja, podéis hacerlo sin problemas. Ya no será una receta apta para veganos, pero también estará riquísima.
  • Del mismo modo, si no encontráis crema de coco, podéis utilizar sin problemas la leche de coco.
  • El helado de coco es muy típico en Thailandia. Allí lo podéis encontrar en muchos puestos (carritos) callejeros donde le echan diferentes tipos de toppings: cacahuetes, sésamo, cacao... cualquier cosa que se les ocurra
  • Este punto os lo recuerdo en todas las recetas de helados: si queréis saber un poco más sobre las diferencias (pros y contras) entre las heladeras de cubeta de gel y las de compresor, podéis leer aquí la receta donde lo comentaba. Es un poco el estudio de mercado que hice yo antes de comprarme la mía (una de compresor): heladera EMMA.

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *