Petit Suisse caseros de fresa

Petit Suisse caseros de fresa

Si hay algo que nos viene a la mente a todos aquellos que crecimos con el petit suisse (o ‘petisuí’ como les solíamos llamar) es la famosa frase de ‘a mí me daban dos’… y casi era hasta necesario para complementar la merienda a poco que fueses tragón, porque eran bastante pequeños. Ahora, con estos petit suisse caseros, tú decidirás el tamaño

Otra de las curiosidades de este ‘postre’ es que mucha gente creía que era un yogur con nata, y no es del todo cierto. El petit suisse es un queso! Sí, un queso y no suizo como podría parecer por el nombre, sino francés, y más concretamente de la región de Normandía.

Ya he dicho que no es un yogur, y no porque no se le parezca, sino porque no posee los fermentos lácticos propios del yogur (Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus), así que según las normas de calidad que regulan el yogur en España, no se podría denominar como tal. Pues bien, entonces nos quedamos con que es un queso?… El petit suisse como tal si, pero lo que encontramos en el supermercado (ahora los originales los llaman Danoninos) tienen algo más… y no prescisamente muy sano . Entre este ‘algo más’ destaca el azúcar y el almidón modificado. Y ya por no hablar de la fruta que puedan llevar, que seguro que llevan algo, pero es que también llevan colorantes como puede ser el ácido carmínico (una sustancia química utilizada como colorante rojo extraído de la cochinilla u otros insectos).

Y después de toda esta historia sobre el petit suisse, entenderéis que como los hechos en casa, ninguno. No os lo penséis dos veces. Preparad a vuestros peques (a vosotros también os encantarán) estos petit suisse caseros de fresa. Estos sí llevan una buena cantidad de fresas!!

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de cocción: 30 min (más enfriado)
  • Raciones: 12
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 750 g. de fresas ya limpias
  • 175 g. de queso crema
  • 175 g. de mascarpone
  • 200 ml de nata para montar (min 35% MG)
  • 75 g. de azúcar
  • 3 c/p de polvos de cuajada (11 g aprox.)

Elaboración

  1. Lavamos bien las fresas, les quitamos el pedúnculo y las cortamos en cuatro trozos. Reservamos.
  2. En un cazo ponemos la nata (reservaremos un poco para disolver los polvos de cuajada), el queso crema, el mascarpone y el azúcar a fuego medio y vamos removiendo para evitar que se nos queme el queso.
  3. Cuando la mezcla anterior esté completamente disuelta, añadimos las fresas y dejamos que se vayan cocinando poco a poco.
  4. Una vez que veamos que las fresas están un poco blandas, es el momento de triturar toda la mezcla con la batidora. Dejaremos de nuevo en el fuego durante unos minutos hasta que vuelva a coger calor.
  5. Mientras, preparamos los polvos de cuajada. Para ello disolvemos los polvos en la nata que teníamos reservada y mezclamos bien asegurándonos que no queda ningún grumo.
  6. Añadimos a la mezcla que tenemos en el fuego y dejamos que se cocine durante otros 5 minutos más.
  7. Retiramos del fuego y dejamos que se atempere antes de pasar a los vasos.
  8. Rellenamos nuestros vasos y dejamos que enfríen a temperatura ambiente antes de taparlos con film transparente (o la tapa del bote si tuviese) y meterlos en la nevera (al menos 4 horas) para que terminen de cuajar.
  9. Una vez cuajados, ya sólo queda disfrutar

Para tener en cuenta

  • Aunque en la receta os indico que es para 12 raciones, dependerá un poco del tamaño de los vasos que utilicemos. En mi caso he utilizado vasos de yogur típicos de yogurtera para unas raciones más grandes y vasos de chupito para los pequeños. En total me han salido 4 grandes y 5 pequeños. Más o menos con las cantidades de la receta salen unos 1150 ml de mezcla.
  • En el caso de que no tengáis mascarpone, podéis reemplazarlo por más queso crema en la misma proporción.
  • Para aquellos que estén pensando si se podría sustituir la cuajada por gelatina neutra o agar-agar, la respuesta es SI y NO. El SI es porque nos daría esa parte de cuajo/gelificación, pero el NO es porque la textura no es la misma, y esta textura cremosa (como veis en la foto de cabecera de la receta) es algo característico del petit suisse. Si aún así queréis hacerlo con gelatina o agar-agar, tened en cuenta que la gelatina la deberemos hidratar (agua fría) previamente antes de incorporarla a la mezcla que bastará que esté algo caliente para que se disuelva. Sin embargo, para el agar-agar, es necesario que la temperatura del líquido sea mayor (cercano a la ebullición) para que se disuelva bien.

Y ya para terminar, os dejo un collage con una serie de imágenes para que podáis ver los dos tamaños de petit suisse que he preparado.

Petit Suisse caseros de fresa (collage)

Etiquetas: , , , , , ,

Te ha gustado esta receta? Compártela...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *