Risotto de remolacha

Risotto de remolacha
PREP
5 min
COOK
35 min
6
fácil
5 / 5  (1 votos)

El risotto de remolacha no sólo llama la atención por su llamativo color rosáceo. Rico, nutritivo y cargado de antioxidantes. ¡Lo tiene todo!

Aunque sí que tengo varias recetas de arroces, hacía bastante tiempo que no subía una. En casa solemos comer de vez en cuando, y una de las recetas más ‘aplaudidas’ en este recetario es una con arroz: la del arroz caldoso con rape y langostinos. Pero la de hoy es una receta mucho más simple que ésta. Es un risotto de remolacha. Algo distinto (aunque casi más en lo visual) que otros risottos más típicos que tengo por aquí, pero igual de sencillo.

Aunque los risottos tienen los mismos pasos en su elaboración, este risotto de remolacha, además de tener un sabor original, destaca por un color que encandila a cualquiera. Sólo con verlo ya estás buscando un cuchara para probarlo. Además de éstas dos características, también es conveniente destacar que está cargado de antioxidantes (se los aporta la remolacha). Rico, nutritivo y visualmente llamativo.

Como muy bien sabéis, aunque la receta de risottos son sencillas, es conveniente utilizar un tipo de arroz adecuado. Es crucial para que nuestro risotto salga perfecto. Lo más utilizado para estas recetas son el arroz tipo carnaroli y el arborio, variedades con un alto contenido de almidón. Son arroces algo más caros, pero el resultado merece la pena. Además del tipo de arroz, necesitamos otro ingrediente esencial: dedicación y cariño. Porque para elaborar el risotto deberemos estar removiendo de forma continua hasta que el arroz termine su cocción (entre 20 y 30 minutos).

Ingredientes

  • 500 g de arroz carnarolli
  • 3 remolachas cocidas (450g aprox.)
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 250 ml de vino blanco
  • 1,2 l de caldo de verduras (ver notas)
  • 25 g de mantequilla
  • 80 g de queso parmesano rallado

Abreviaturas

  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • c/n: Cantidad necesaria

Elaboración

  1. Comenzamos preparando el puré de remolacha. Para ello, y con la ayuda de una batidora de mano o robot de cocina, trituramos las remolachas hasta tener un puré homogéneo. Reservamos.
  2. Pelamos y picamos la cebolla en brunoise pequeñita. Cuanto más pequeña mejor, de forma que no lo sintamos luego cuando comamos el arroz. Para hacernos una idea, podemos pensar que el trocito de cebolla debe ser más pequeño que el grano de arroz. Reservamos.
  3. Cubrimos el fondo de una cacerola con una capa fina de aceite de oliva virgen extra y cuando empiece a coger calor añadimos el diente de ajo bien picadito, junto con la cebolla que teníamos reservada. Lo vamos pochando lentamente.
  4. Mientras se va pochando la cebolla junto al ajo, ponemos a calentar el caldo. Cuando necesitemos incorporarlo tendrá que estar hirviendo por lo que es conveniente tenerlo preparado para cuando llegue el momento de usarlo.
  5. Una vez bien pochada la cebolla, sazonamos, agregamos el arroz y rehogamos durante un par de minutos para que se impregne bien de aceite y tome ese color nacarado.
  6. A continuación añadimos el vino blanco y subimos la intensidad del fuego dejándolo cocer ligeramente durante un par de minutos para que se evapore el alcohol.
  7. Cuando el vino haya reducido, es el momento de echar el caldo, que deberá estar hirviendo. Empezamos echando un par de cazos y removemos el arroz sin parar. Según se vaya consumiendo el caldo (lo va absorbiendo el arroz), iremos echando más caldo, y seguiremos removiendo.
  8. Una vez tengamos el arroz a mitad de cocción (entre unos 8 y 10 minutos), será el momento de añadir el puré de remolacha que tenemos reservado. Continuamos removiendo hasta que el arroz absorba la humedad del puré así como el color. En este punto, seguiremos echando cazos de caldo. No echaremos más líquido hasta que el anterior se haya terminado de consumir. Como durante todo el proceso de la cocción, seguiremos removiendo de forma continua.
  9.  Este proceso de seguir añadiendo caldo cazo a cazo, nos llevará unos 10-15 minutos más, momento en el cual el arroz estará ligeramente caldoso y de textura al dente. Si cogemos unos granos veremos que están tiernos por fuera, pero todavía un poco duros por dentro.
  10. Llegado a este punto del arroz, retiramos la cacerola del fuego, agregamos la mantequilla cortada en dados y el queso parmesano rallado. Mezclamos bien hasta integrar completamente la mantequilla y el queso, y servimos de inmediato.
  11. A la hora de servir podemos acompañar de unas lascas de queso parmesano.

Para tener en cuenta

  • Uno de los secretos de un bueno risotto (además de usar un buen arroz) es el remover continuamente durante su elaboración. Esto permitirá que vaya soltando todo su almidón que hará que quede cremoso, y además no se nos pegue a la hora de cocinar.
  • Como les pasa a todos los risottos, es fundamental servirlo tan pronto esté listo. No podemos esperar mucho porque como se quede frío perderá todo su encanto además de ponerse como una masa compacta.
  • El color rosa/granate es uno de los puntos más llamativos de este risotto. Lo que sí que os digo, es que no os dejéis engañar de algunas fotos que podéis ver por Internet en el que sale un color rosa brillante. Esto depende un poco del color (y cantidad) que aporte la remolacha, y cómo absorbe y reduce dicho color los blancos aportados por la mantequilla y el queso. Pero ya sabéis, aunque mucha comida entra por los ojos, lo más importante es el sabor final
  • La cantidad de caldo que se utilizar para unos 500 g de arroz, es más o menos 1,2 l. Si utilizáis un caldo de brick de 1 l, no os preocupéis, podéis complementar con agua, pero eso sí, siempre tiene que estar hirviendo (al igual que el caldo). Lo podéis juntar inicialmente con el caldo, o tenerlo listo (hirviendo) por si os hiciese falta. En este caso, más vale ser precavido
¿Cómo valorarías esta receta?
  5/5 (1 votos)

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre privacidad

  • Responsable: José Ignacio Blázquez / El Recetario de NaChef
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar spam
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Tus derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido