Sardinas marinadas

Sardinas marinadas

Con la llegada del verano, llegan una serie de pescados que llaman nuestra atención (os recomiendo que echéis un vistazo a pescadodetemporada.org). Entre ellos tenemos el bonito del Norte (ideal para hacer bonito con tomate), y por supuesto nuestra querida sardina. Quién no se ha comido un espeto de sardinas a la orilla de la playa? Cierto que hacerlo en casa no sabe igual (como lo de comerse la tortilla en el campo) y que el olor que puede dejar en casa puede durar hasta entrar en el otoño , pero hay distintas formas de prepararlas, y hoy os voy a enseñar una receta más limpia y menos ‘olorosa’: sardinas marinadas.

De la sardina poco os puedo decir que no sepáis. Como resumen basta decir que es un pescado azul, muy versátil y económico a la vez que saludable por su alto contenido en ácidos Omega-3. Una vez recordado lo que es la sardina, centrémonos en la técnica de hoy para prepararlas: el marinado.

El marinado es una técnica de cocina que nos sirve para realzar el sabor de los alimentos así como cambiar su textura. Básicamente es una mezcla de sal, aceite, un líquido ácido (generalmente vinagre o limón) y hierbas y especias. Como veis, la técnica es sencilla y el resultado muy bueno. Además podéis dar rienda a vuestra imaginación y marinar con las hierbas que más os gusten.

Ya veréis que el proceso es muy simple, y parecido al del salmón marinado. Lo más importante será tener un buen producto. Yo os recomiendo comprar sardinas de tamaño medio-grande, y pedir a vuestro pescadero que os las limpie bien y os las prepare en filetes (lomos). Recordad que si las sardinas son frescas (a veces vienen descongeladas) es conveniente congelarlas al menos durante 48h para evitar los dichosos gusanitos (anisakis).

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de cocción: 20 min (más marinado)
  • Raciones: 4-6 personas
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 800 g de sardinas en filetes
  • 800 g de sal gorda
  • 400 g de azúcar blanquilla
  • 1 c/p de tomillo o cualquier hierba aromática
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Una vez tengamos preparadas nuestras sardinas (y después de descongelarlas en el caso de haberlas congelado previamente para evitar el anisakis), limpiamos los filetes con agua fría y eliminamos cualquier resto de telilla o sangre que pudiese quedar. Secamos con papel absorbente. Reservamos.
  2. Mezclamos la sal y el azúcar en un bol. Reservamos.
  3. En una fuente, colocamos una capa de sal y azúcar, y encima de ésta colocamos los filetes de sardina con la piel hacia abajo (ver fotos). A continuación, echamos un poco de tomillo (o la hierba aromática seleccionada) por encima.
  4. Repetimos el proceso. Cubrimos las sardinas anteriores con una capa de sal y azúcar, seguidamente colamos los filetes de sardinas, echamos otro poco de tomillo, y finalizamos cubriendo con otra capa de sal y azúcar.
  5. Tapamos con film transparente nuestra fuente y metemos en la nevera al menos una hora. Dependiendo del grado de marinado que busquemos, podemos dejarlas marinando 2 o 3 horas.
  6. Transcurrido el tiempo de marinado, las pasaremos por debajo del grifo de agua fría para quitarles los restos de sal y azúcar. Las secamos bien con papel absorbente y las vamos colocando en un tuper.
  7. Para finalizar rellenamos el tuper con aceite de oliva virgen extra hasta cubrir las sardinas. De esta forma nos aguantarán un par de semanas en la nevera.
  8. Cuando queramos consumir, basta con sacar las sardinas y a disfrutar.

Para tener en cuenta

  • Si queréis darle un sabor más cítrico al marinado, podéis rallar la piel de un limón y de una naranja y mezclarlo junto la sal y el azúcar. También podéis exprimir el zumo del limón y la naranja y echarlo sobre las sardinas si queréis potenciar más ese punto cítrico.
  • Estas sardinas marinadas son un aperitivo perfecto. Podéis sacarlas tal cual, o si queréis darle forma de tapa, podéis ponerlas sobre una patata frita y un poco de tomate rallado o cortado en concassé.
  • En la receta, como habéis visto, he puesto dos 'capas' de sardinas. Esto dependerá del molde que utilicéis. Tenedlo en cuenta a la hora de repartir la mezcla del sal y azúcar

Os dejo las fotos del montaje de capas y de cuando las meto en el tuper para cubrirlas de aceite.

Sardinas marinadas (preparación)

Etiquetas: , ,

Te ha gustado esta receta? Compártela...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *