Pastela de pollo

Pastela de pollo

Hacía tiempo que tenía pendiente hacer una receta internacional. La cocina es cultura y siempre es bueno culturizarse un poco :-D. A mí me encanta viajar y cuando tengo la oportunidad de estar fuera siempre intento comer cosas de la tierra en la que estoy. La gastronomía y la gente es lo que más me marca en los viajes. Pero el no viajar, no es excusa para saborear muchos de los estupendos platos que nos brinda la cocina internacional. En esta ocasión os traigo una Pastela (o Bastela) de pollo, un típico plato marroquí.
Para aquellos que sois reticentes a saliros de la comida tradicional, os animo a que preparéis esta receta porque seguro que os va a encantar. Ya me contaréis.

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de preparación: 45 min.
  • Tiempo de cocción: 15-20 min.
  • Raciones: 4
  • Dificultad: media

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 6 hojas de pasta filo
  • 350 gr. de pechuga de pollo
  • 1 cebolla grande
  • 3 huevos
  • 100 gr. de almendra molida
  • 2 cucharadas soperas de piñones (unos 15gr.)
  • 3 cucharadas soperas de pasas (unos 30gr.)
  • 1 cucharada de agua de azahar
  • ½ cucharadita de café de comino molido
  • ½ cucharadita de café de jengibre molido
  • ½ cucharadita de café de cúrcuma
  • ½ cucharadita de café de nuez moscada
  • 1 cucharadita de café de pimentón de la Vera
  • 1 cucharada sopera de canela molida
  • 1 cucharadadita de azúcar glas
  • 1 cucharada de perejil seco
  • Sal y pimienta
  • Canela molida y azúcar glas para adornar.

Elaboración

Relleno.

  1. Picamos la cebolla en trozos pequeños. Reservamos.
  2. Troceamos las pechuchas de pollo en trozos pequeños (dados de un centímetro aproximadamente). Salpimentamos y reservamos.
  3. En una olla o sartén grande, ponemos un poco de aceite a calentar. Cuando esté caliente, echamos las cebolla y la vamos haciendo poco a poco.
  4. Cuando la cebolla comience a dorarse echamos el pollo troceado y lo marcamos un poco. Bastará con darle dos o tres vueltas para que no se vea el pollo crudo por fuera.
  5. Cubrimos el pollo con agua y añadimos las especias (comino, jengibre, cúrcuma, nuez moscada y pimentón) así como el perejil, una cucharada de canela molida y el agua de azahar.
  6. Dejamos cocer alrededor de 20 minutos hasta que el pollo esté totalmente tierno.
  7. Incorporamos los tres huevos batidos así como las pasas y los piñones removiendo para que ligue todo consiguiendo una especie de revuelto.
  8. Cuando se haya cuajado el huevo y evaporado el líquido, retiramos del fuego.
  9. En este punto, si es necesario, podemos rectificar el punto de sal.

Montaje de la pastela.

  1. Para ayudarnos a darle forma a la pastela utilizamos un molde redondo. En mi caso he utilizado uno de 25 cm. Este molde también nos servirá de ayuda para darle la vuelta antes de hornearla.
  2. Sobre el molde vamos poniendo las hojas de filo. La idea es colocarlas en distinta dirección (son rectangulares) para que a la hora de cerrar la pastela, no dejemos huecos por donde se pueda salir el relleno. Si queremos (no es necesario), podemos dar un poco de mantequilla derretida con un pincel a cada hoja filo para que se queden doraditas.
  3. Extendemos la almendra molida en el fondo.
  4. Sobre la base de almendra añadiremos el relleno y sobre éste echamos una cucharadita de canela molida y otra de azúcar glas.
  5. Cerramos la pastela juntando las puntas en el centro de la misma. Si no quedan bien pegadas, podemos ayudarnos con un poco de agua de azahar o mantequilla.
  6. Damos la vuelta a la pastela (con mucho cuidado de no romper las hojas de pasta filo) y la colocamos sobre el papel vegetal con el que hemos cubierto la bandeja del horno.
  7. Pincelamos la pastela con mantequilla derretida y hacemos un agujero en el centro para dejar salir el vapor.
  8. Metemos en el horno previamente precalentado a 180º y dejamos que se haga durante unos 15-20 mintuos. El tiempo de horneado dependerá del horno pero lo que buscamos es que la masa quede crujiente y dorada por fuera.
  9. Sacamos del horno y la dejamos reposar durante unos minutos.
  10. Espolvoreamos con azúcar glas y canela molida .... y a disfrutar de esta deliciosa pastela marroquí.

Como os comentaba, me parece que está riquísima y seguro que la haré en alguna otra ocasión. 

A simple vista es una receta entretenida pero no difícil, y el resultado merece la pena. Os atrevéis a comprobarlo?

Etiquetas: , , ,

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!
Share on Facebook
Facebook
15Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.