Salmón marinado

Salmón marinado

¡Qué recuerdos! La cantidad de veces que ha hecho esta receta mi madre, y la de kilos de salmón que habremos comido de esta forma. Hace bastantes años era mucho más fácil (y barato) encontrar salmón fresco que salmón ahumado, y esta forma de preparar el salmón hacía la delicia de todos en casa.

La receta, además de sencilla, es muy saludable ya que el salmón es uno de los pescados más ricos en Omega-3 y por tanto muy bueno para la reducción de los niveles de colesterol (que personalmente me traen por el camino de la amargura) y en general la reducción de las enfermedades cardiovasculares.

Para la receta, sólo necesitaremos dos ingredientes básicos (además del salmón) con son la sal y el azúcar y una fuente donde podamos dejar marinando los dos lomos lomos de salmón. Bueno sí, otra cosilla más, un ‘hueco’ en la nevera para dejar nuestra fuente durante al menos 24 horas, que pueden llegar hasta 36 o 48 horas dependiendo de lo grueso que sean los lomos o lo curado (más seco) que te guste el salmón.

En cuanto al salmón, en mi caso compré un salmón entero y le pedí al pescadero que me lo partiese en dos mitades (la parte de la cola un poco más grande) y que la parte de la cola me la abriese en dos lomos para marinar el salmón, y que la otra mitad me lo hiciese filetes (quitando la espina central) para otra receta que os presentaré próximamente (salmón a la plancha con salsa de soja y miel).

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de preparación: 20 min.
  • Tiempo de cocción: 24-36 horas de marinado
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 1 kg. de salmón
  • 750 gr. de sal gorda
  • 750 gr. de azúcar
  • Eneldo seco (opcional)

Elaboración

  1. Lavamos y secamos los lomos de salmón. A continuación, y tocando los lomos con el dedo vamos buscando las espinas que puedan tener y se las quitamos con ayuda de unas pinzas.
    IMPORTANTE.- El salmón no tiene que tener espinas, pero si debemos dejarle la piel
  2. En un recipiente mezclamos bien la sal y el azúcar. Reservamos. Si finalmente nos sobra mezcla podremos dejarlo para otro día, y si nos falta un poco, no tenemos más que añadir un poquito más de ambos ingredientes.
  3. En la fuente donde vamos a preparar el salmón, hacemos una cama con la mezcla de sal y azúcar.
  4. Colocamos los lomos de salmón sobre la cama con la piel hacia abajo (tocando la cama).
  5. En el caso de que queramos darle un toque de eneldo, echamos un poco de esta hierba aromática sobre los lomos del salmón.
  6. A continuación cubrimos los lomos con la mezcla del marinado asegurándonos que el pescado queda totalmente cubierto.
  7. Con un film transparente cubrimos la fuente y colocamos peso encima (en mi caso he utilizado bricks de leche, pero podéis utilizar cualquier cosa que tengáis a mano y pese).
  8. Metemos en la nevera y lo dejamos durante unas 24-36 horas. El tiempo depende un poco de lo gordo que sea el salmón y de lo curado (seco) que os guste. Si lo preferís más seco, podéis dejarlo 48 horas.
  9. Una vez transcurrido el tiempo, quitamos la capa de sal y azúcar y lavamos bien los lomos bajo un chorro de agua fría quitando de este modo los restos de azúcar, sal y eneldo (en caso de que lo hayamos utilizado) que pudiera tener.
  10. Secamos con un trapo o papel de cocina y guardamos en un envase (p.ej un tupper) que evite cualquier tipo de humedad. Podemos conservarlo en la nevera durante 10 o 15 días.

Comentarios

  • Las formas de degustar el salmón marinado son muchas. Podéis cortarlo en lonchas para para comer con una tosta, en ensalada o con queso. También podéis cortarlo en dados; en fin, como se os ocurra o como más os guste.
  • En mi caso, la mayoría de las veces lo hemos preparado cortándolo en láminas y guardándolas en un tupper con aceite. En cualquier momento puedes echar mano de ella
  • Volver a recalcar que el tiempo del marinado va  un poco al gusto del consumidor. Cuanto más tiempo lo tengamos más curado quedará. Si tuviésemos que poner una 'regla' diríamos, que en general deberíamos calcular un día de marinado por kilo de salmón, pero eso es sólo algo orientativo porque a cada uno le gustará más crudo o más seco. Lo que sí nos dirá cuándo el salmón empieza a curar es cuando empecemos a ver que se forma un 'almíbar'. Esto se produce porque la sal 'extrae' los jugos del salmón y se mezcla con el azúcar. A partir de ese momento podéis probar el salmón para buscar vuestro punto óptimo de marinado.
  • Si queréis darle un toque 'ahumado' existen en el mercado preparados (sal+azúcar) con un toque ahumado e incluso humo líquido que podemos echar en nuestro salmón.

Aunque los pasos son supersencillos, aquí os dejo un paso a paso de la receta.

Salmón marinado - Pasos

Etiquetas: ,

Te ha gustado esta receta? Compártela...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Comentarios: 2

  1. Maria Jesús García 26 agosto, 2015 at 02:00 Reply

    Riquisimo. Por favor si puedes mandame alguna receta y algún arroz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.