Gazpacho andaluz

Gazpacho andaluz

No me digáis que durante estos días de tanto calor no apetecen cosas fresquitas. Una de ellas (en casa siempre suele haber durante todo el verano) es el gazpacho. Es una sopa fría muy fácil de hacer, saludable y con infinitos beneficios, tantos como variedades de este típico plato veraniego. Porque busquéis donde busquéis o habléis con quien habléis, en cada sitio le dan su toque.

El gazpacho de hoy es el ‘típico’ gazpacho andaluz, y éste independientemente de dónde proceda nuestra receta siempre debería tener: tomates, pimiento verde, pepino, cebolla, ajo, vinagre de vino y aceite de oliva virgen extra. A partir de ahí, los puedes encontrar con o si pan (para suavizarlo y darle algo de consistencia), con pimiento rojo o sin y por supuesto, si nos ‘alejamos’ de típico gazpacho andaluz, podemos hacerlos con diversas frutas (la próxima receta será ejemplo de ello).

Pero hoy me voy a centrar en el gazpacho andaluz tradicional, o al menos, lo que yo entiendo como receta tradicional. Quizás haya gente que me diga que me falta o me sobra algo, así que será mejor que os diga que esta es ‘mi versión’ del gazpacho andaluz tradicional

Ingredientes

Info General
  • Tiempo de preparación: 20 min (+enfriado)
  • Raciones: 4
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas
  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 1 kg. tomates maduros (yo uso los de pera)
  • 1 pimiento verde italiano (unos 100 gr.)
  • 1 pepino mediano (unos 150 gr.)
  • 1 diente de ajo
  • 100 gr. de pan duro
  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 50 ml de vinagre de Jerez
  • Un trozo de cebolla (unos 60 gr.)
  • Sal
  • 1 pizca de comino (opcional)

Elaboración

  1. Lavamos bien los tomates, les quitamos la parte dura donde se une el pedúnculo, los cortamos en dos o tres trozos y los echamos al vaso de nuestro robot de cocina. Trituramos hasta conseguir una salsa líquida.
  2. Incorporamos el pan en trozos y dejamos que se empape un poco. Mientras vamos preparando el resto de verduras.
  3. Lavamos bien el pimiento verde, le quitamos el rabo así como las semillas que tenga en el interior. Reservamos.
  4. Pelamos el pepino (la piel es lo que hace que repita el pepino por la existencia de una sustancias amargas) y lo troceamos. Reservamos.
  5. Le damos dos o tres cortes al trozo de cebolla y reservamos.
  6. Pelamos el diente de ajo y reservamos.
  7. Volvemos a triturar con nuestro robot de cocina (esta vez ya con el pan un poco húmedo) durante unos minutos hasta conseguir que los trozos de pan 'desaparezcan' con el tomate.
  8. Añadimos todas las verduras (pimiento, pepino y cebolla) junto con el diente de ajo, la sal y el vinagre de Jerez. Los que queráis echarle un poco de comino (evita la formación de gases), es el momento. Volvemos a triturar hasta conseguir una salsa totalmente líquida. Si vemos que está demasiado espesa, podemos añadir un poco de agua para aligerarla.
    En Thermomix, trituraremos unos 3 minutos a velocidad progresiva 5, 7 y 10.
    Aquellos que no utilicéis un robot de cocina muy potente o que utilicéis la batidora de mano, podéis pasarlo por un colador o chino para retirar posibles trozos de piel y pequeñas pepitas que hayan quedado hasta que nos quede lo más fino posible.
  9. Añadimos el aceite de oliva virgen extra y mezclamos con nuestro robot de cocina o batidora pero a una velocidad baja, lo justo para que se mezcle bien con el resto de ingredientes ya que si le damos mucha potencia podemos llegar a emulsionarlo y no es la textura que buscamos.
    En Thermomix, unos 40 segundos a velocidad tres y medio.
  10. Probamos el punto de sal y rectificamos si es necesario.
  11. Metemos en la nevera para que enfríe al menos dos o tres horas. Si tenéis prisa, podéis (sólo en caso de suma necesidad) incorporarle unos cubitos de hielo aunque quedará más 'aguado'.
  12. Servimos bien fresquito y podemos acompañar con unos trocitos de pimiento, tomate y pepino como guarnición. Podéis también echarle unos picatostes e incluso echarle un chorrito de aceite (siempre de oliva virgen extra) por encima.

Algunos consejos.

  • El peso de las verduras, es aproximado. Yo normalmente lo suelo hacer a ojo, pero entiendo (porque a mí también me pasa), que a la hora de leer la receta, haya gente que le guste conocer el peso aproximado de éstas ya que decir un pepino mediano puede ser muy genérico. Pero no os preocupéis, si en lugar de 150gr., echáis 200gr., seguro que os va a salir igual de rico.
  • Un truco para que no repita el pepino, consiste en cortar la punta de la parte posterior del pepino y a continuación frotar las dos partes cortadas una con otra hasta que salga un líquido blanquecino. Yo siempre lo suelo hacer y la verdad es que suele funcionar
  • Como os comentaba al principio de la receta, el gazpacho andaluz tradicional podéis hacerlo sin pan (mi madre ahora lo hace así) os quedará más ligero y tendrá 'unas' pocas menos calorías
  • Yo suelo hacerlo con Themomix y por tanto ni lo cuelo ni nada y me queda una sopa súper fina. Antes, cuando no tenía, algunas veces pelaba los tomates. Aquí dependerá mucho de cómo prefiráis la textura. Os lo dejo a vuestra elección

Etiquetas: , ,

Te ha gustado esta receta? Compártela...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.